La Cámara Civil ordenó el pago de una cuota alimentaria provisoria por parte de un padre denunciado por violencia familiar para atender las necesidades urgentes del pequeño, aún antes de que se resuelva el fondo de la cuestión y, por ende, la pensión definitiva.

El fallo revirtió una resolución de primera instancia que había denegado el pedido de alimentos provisorios hecho por la madre del pequeño.

Según  constancias de la causa, en el marco de la denuncia efectuada por la Sra B ante la Oficina de Violencia Doméstica, el juez ordenó cautelarmente y por el plazo de 60 días la prohibición de acercamiento del denunciado a la demandante, le otorgó el cuidado personal del niño, e hizo extensiva al menor de edad la medida de restricción.

“Entre las medidas cautelares que pueden adoptar los jueces en el marco de un proceso por violencia familiar, se encuentra expresamente contemplada la de fijar alimentos provisorios, los cuales tienen por objeto subvenir sin demora a las necesidades imprescindibles, elementales y urgentes de los reclamantes, que en el caso en examen es un niño que contaría con 4 años de edad”, sostuvo la sala H de la Cámara.

“Su fijación se realiza con un conocimiento apenas superficial y somero del marco fáctico que, una vez probado por la vía y forma correspondiente, permitirá en su caso, en el proceso pertinente y con un mayor debate, el establecimiento de la pensión definitiva”, aclararon los jueces José Fajre, Liliana Abreut de Begher y Claudio Kiper.

El fallo explicó que la  cuota que se fija provisoriamente “sólo tiende a cubrir gastos indiscutiblemente necesarios, esenciales para el sostenimiento de los beneficiarios”.

“Así las cosas, y sin perjuicio de lo que oportunamente corresponda decidir, estando involucrado el interés superior de un niño – que es deber de los jueces priorizar – no puede soslayarse, que encontrándose en juego derechos y garantías de personas menores de edad, el ordenamiento impone a la magistratura el deber de supervisión, hallándose facultado, el órgano jurisdiccional en las causas que llegan a su conocimiento, a adoptar – dentro de las pautas de prudencia y razonabilidad- aquellas medidas conducentes a asegurar la efectividad de los principios y derechos consagrados en la Convención de los Derechos del Niño”, remarcaron los camaristas.

En el escenario descripto, “en razón de las necesidades imprescindibles a ser cubiertas, entiende esta Sala que resulta procedente la fijación cautelar de una cuota alimentaria que se estima, en este estado, en la suma de $ 4.000, que deberá abonar el denunciado a favor del niño, mediante depósito en una cuenta de autos en el Banco de la Nación Argentina – Sucural Tribunales -, del uno al cinco de cada mes”, consigna la orden judicial.

La resolución establece que la citada cuota regirá por el plazo de sesenta días, luego de lo cual la requirente – que ya cuenta con patrocinio letrado – deberá promover el reclamo de fondo, bajo apercibimiento de caducidad .

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *