Dos hermanitos, una nena de 6 y un nene de 8, fueron separados de su mamá y viven de manera provisoria con su abuela mientras que su papá -denunciado por violencia de género- aparentemente dejó el país. La Cámara Nacional en lo Civil consideró apremiante resolver su situación, habilitó la feria judicial y llamó a madre, abuela y pequeños a una audiencia personal en pleno enero.
“Las razones de urgencia que determinan la habilitación del feriado judicial son aquellas que entrañan para los litigantes riesgo serio e inminente de ver alterados sus derechos para cuya tutela se requiere protección jurisdiccional. Por lo tanto, la intervención de los tribunales de feria tiende, en principio, a asegurar únicamente el futuro ejercicio de un derecho o el cumplimiento de medidas ya decretadas”

Este fue uno de los contados casos que cumplieron esa premisa este mes: otros fueron por ejemplo la negativa a vacunar a un recién nacido por parte de sus padres -del que dio cuenta justiciadeprimera.com- y un conflicto por la restitución internacional de una nena de 4 años.

“Se encuentran involucrados los derechos de un niño de ocho (8) años y de una niña de seis (6) años de edad, es imperioso avanzar en el trámite de la causa a efectos de decidir sobre las medidas precautorias que se dispusieron de manera excepcional y luego se extendieron en el tiempo”, advirtieron los jueces Victor Liberman, José Fajre y María Isabel Benavente, de la sala de Feria
Por ello ordenaron realizar “con suma urgencia” un informe de interacción familiar al Cuerpo Médico Forense para resolver sobre distintos planteos hechos tanto por la madre como por la abuela de los nenes.
El cuadro familiar es complicado: la abuela y su hija -madre de los nenes- tienen prohibición recíproca de acercamiento.
El 17 de octubre del año pasado, la abuela de los nenes denunció ante la Oficina de Violencia Doméstica que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación hechos de violencia que involucraban a su hija y a sus nietos.
El juez de menores que intervino ordenó la “prohibición de acercamiento recíproca entre el padre de los niños y la abuela y la extendió a los menores. Además “en forma excepcional y por 15 días, ordenó que el ciudado personal” de los chicos quedara a cargo de la abuela.
En una audiencia, la madre de los pequeños sostuvo que el padre denunciado había regresado a su país de origen pero que antes la amenazó con “sacarle a sus hijos”, pidió la prohibición de salida del país de los menores y la restitución.
Se  ordenaron infromes ambientales y de interacción familiar antes de resolver pero mientras tanto se “amplió la prohibición de acercamiento dispuesta y se hizo extensiva” entre la abuela y la madre de los niños.
El 26 de diciembre pasado, la mamá reiteró el pedido para que se le restituyan los niños y requirió un “régimen de comunicación”.
El último día hábil del año, se le pidieron explicaciones a la abuela ante un informe que daba cuenta que los pequeños habían vuelto con la madre.
Todo había quedado irresuelto por el receso de enero, hasta que la sala de feria de la Cámara ordenó seguir con el caso.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *