La Justicia ordenó a la ANSES restituir en 24 horas la jubilación a un salteño de 77 años que sufrió robo de identidad y luego fue dado por muerto en la base de datos del organismo.
El mismo plazo se le dio para que informe al PAMI del error y el anciano pueda volver a usar la obra social.
La odisea de Fermin Mendez empezó en Oran en junio del año pasado cuando alguien cambió el banco para cobro de su jubilacion de Salta a La Plata.
El hombre reclamo ante la ANSES y se le informó que otra persona había percibido sus haberes con un DNI duplicado en la capital bonaerense.
Logró volver a cobrar en Salta.
Pero en noviembre quiso atenderse en PAMI y la obra social de los jubilados lo sorprendió: según la base de datos de ANSES estaba muerto.
Esta vez le dijeron que su jubilación se había cobrado en Mar del Plata y le mostraron recibos con una firma que no era la suya.
El organismo comenzó un proceso de investigación y, mientras tanto, suspendió el pago. Además ingresó a Mendez en la base de datos como presunto fallecido.
En Salta, el hombre tuvo que acudir a la Defensoría oficial, juntar anteriores documentos de identidad, comprobantes de impuestos y otra documentación para demostrar que sigue vivo y que es el real beneficiario de la jubilación. El juzgado federal de San Ramón de la Nueva Orán le dio la razón.
ANSES apeló y la Cámara Federal de Salta ratificó la sentencia del juez con duros términos.

Las investigaciones que realiza el organismo previsional frente a la posible duplicidad de documento para el cobro de un mismo beneficio, no pueden redundar en perjuicio del presentante en autos no solamente con la suspensión del cobro de su haber jubilatorio, sino tampoco con la indebida e inexacta supresión de su existencia; sobre todo teniendo en cuenta que la recurrente no ha puesto en dudas en esta instancia que el actor resulta ser el titular del beneficio que oportunamente le fuera acordado por la ANSES”

El organismo previsional argumentó que todavía investigaba el caso, con pedidos de documentación a distintos entes para comprobar las identidades y que el beneficio de cobro de jubilación se había suspendido para evitar que lo recibiera otra persona y no el titular real.

El amparo se presentó y resolvió en la feria de enero ante la urgencia por la edad del jubilado salteño y porque se quedó sin atencion médica, remarcaron los camaristas Guillermo Elias y Ernesto Sola.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *