La Justicia condenó al Gobierno de la Ciudad de  Buenos Aires a indemnizar por “daño moral” a una ex pasante desvinculada luego de notificar su embarazo.
Diez años después de los hechos, la mujer cobrará 20 mil pesos de indemnización más intereses porque fue víctima de un trato “discriminatorio e ilícito”, según resolvió la jueza federal subrogante en lo contencioso administrativo federal 12, Macarena Marra Giménez.
Todo ocurrió durante el 2009. Ese año la joven, recién recibida de abogada, quedó embarazada y lo notificó a la Dirección de Personal Docente y No Docente del Ministerio de Educación de la Ciudad donde había entrado como pasante de la UBA el 14 de septiembre de 2006.
“Cumplió con la obligación legal de notificar su estado de gravidez en fecha 23/03/09 y el cese del vínculo produjo en el lapso contemplado en el artículo 178 de la Ley de Contrato de Trabajo, lo que da lugar a un resultado discriminatorio e ilícito que corresponde sea resarcido. En consecuencia, corresponde hacer lugar al pago de indemnización por daño moral”, sostuvo la magistrada de instrucción.
En el fallo se aludió a “los lineamientos y compromisos asumidos por el Estado Nacional mediante la suscripción de la “Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer” (CEDAW) –ley 23.179-,”
También a las “disposiciones de la Ley 26.485-Ley de Protección Integral a las Mujeres, cuyo objetivo es promover y garantizar –entre otras cosas – a) la eliminación de la discriminación entremujeres y varones en todos los órdenes de la vida, c) las condiciones aptas para sensibilizar y prevenir, sancionar y erradicar la discriminación y la violencia contra las mujeres en cualquiera de sus manifestaciones y ámbitos, e) la remoción de patrones socioculturales que promueven ysostienen la desigualdad de género y las relaciones de poder sobre las mujeres” (Art. 1º Objetivos); que contempla entre los derechos protegidos “a) una vida sin violencia y sin discriminaciones”, d) “que se respete su dignidad”, j) “La igualdad real de derechos, oportunidades y trato entre varones y mujeres” (art. 3º) y entre sus modalidades incluye la “violencia laboral”.
La demanda había sido presentada contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la Universidad de Buenos Aires porque la despedida pretendía además que se reconociera que su vínculo fue el de una empleada del GCBA y no una pasantía. Esta parte del reclamo no prosperó en esta instancia -un fallo que es apelable- pero sí lo vinculado al daño moral por el cese del vínculo relativo al anuncio del embarazo.
Según explicó y la  Justicia dio por probado, el 26 de enero de 2009 comunicó su embarazo, sin obtener información sobre las licencias que le correspondían.
El 23 de marzo envió un telegrama para informar su estado de gravidez y ese mismo día mediante carta documento el Gobierno de la Ciudad le informó el cese de la pasantía inmediato.
“No puede perderse de vista la “garantía de estabilidad” de toda mujer durante la gestación y la presunción contenida en el art{iculo 178
de la LCT. Recuérdese que en este aspecto dispone que si el cese de la relación laboral fuese dentro del plazo de siete y medio (7 y 1/2) meses
anteriores o posteriores a la fecha del parto, siempre y cuando la mujer haya cumplido con su obligación de notificar y acreditar en forma el hecho
del embarazo así, en su caso, el del nacimiento…”, se presume que fue por dicha causa”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *