El anestesista Gerardo Billiris fue condenado a 14 años de prisión por el Tribunal que lo juzgó y encontró culpable de tentativa de homicidio contra Belén Torres, suministro de estupefacientes y abuso sexual agravado en perjuicio de Luciana Arguelles. También se le impuso una inhabilitación de diez años para ejercer su profesión.

Pero el fiscal que actuó en el juicio, Marcelo Colombo, había reclamado una pena de 28 años. Por qué? Porque según su punto de vista lo que ocurrió fue una tentativa de femicidio.

Los motivos por los cuales el Tribunal no tuvo en cuenta esta figura se conocerán el 12 de abril, cuando se entreguen los fundamentos del  fallo y comience a correr el plazo para apelar ante la Cámara  Federal de  Casación.

Aquí los principales argumentos del alegato del fiscal Colombo para reclamar una pena por intento de femicidio.

– “Evaluar con perspectiva de género las circunstancias en la que suceden los hechos nos exige entender que el contexto en el que se dan las distintas agresiones tanto físicas y sexuales, está determinado por las características interpersonales de víctima y victimario.  Entre las que se hace evidente la desigualdad”.

-“La verificación del consumo de estupefacientes representa un riesgo, siempre, para las mujeres y nunca para el varón”No hubo un hombre engañado, no hubo ni un varón encerrado, ni un varón que corrió engañado, no hubo ni un varón que corrió riesgo su vida”.

-“La única interpretación posible para la aplicación de la figura de violación es la ausencia de consentimiento libre por parte de la víctima en el acto sexual y resulta razonable y necesario que se acrediten las circunstancias en las que se concretó ese acto sexual, regla idéntica a la que rige la acreditación de cualquier hecho”.

-El suministro de estupefacientes estuvo “potenciado en Billiris por su conocimiento como médico anestesista y el lugar físico para celebrar esta conductas, eso hace un control mayor de dominación”.

Marcelo Colombo está junto a la fiscal María Alejandra Mangano al frente de la Protex, Procuraduría de Trata y Explotación de Personas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *