Jerónimo Ivaseta ofreció su esfuerzo personal y trabajo para reparar los daños que causó a una formación de un ferrocarril, lo que fue aceptado por la justicia que homologó un acuerdo entre la fiscalía y la defensa. Treinta horas de trabajo de limpieza fue el resultado de la conciliación.

El juez Sebastián Casanello  hizo lugar a la conciliación entre el imputado y el fiscal Eduardo Taiano y le impuso a Ivaseta tareas de limpieza de formaciones del Ferrocarril San Martín.

De esta manera la justicia aceptó en un fallo innovador la solución alternativa de un conflicto penal a través de la reparación integral del perjuicio y del acuerdo de las partes.

Tras efectuar una interpretación amplia que permitió superar el vacío procesal y luego de una negociación entre partes, se hizo lugar a la conciliación, imponiendo al imputado Ivaseta tareas de limpieza de los vagones de la empresa SOFSE, Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado.

Ivaseta nació en Pinamar en 1997, argentino, con doble ciudadanía española. Vive en Barcelona, y visita ocasionalmente el país para ver a familiares.

La causa comenzó por prevención policial efectuada por personal de la División Ferrocarril San Martín de la Policía Federal Argentina el día 11 de marzo último, cuando aproximadamente a las a las 12 del mediodía advirtieron a un joven deambulando por el interior del sector de Playa Combustible del predio ferroviario correspondiente a la referida línea de tren.

El joven tenia las manos manchadas con pintura gris y era  ajeno al sitio y, “denotaba cierto estado de nerviosismo”, según surge de fallo.

En la formación identificada con el código M-03, ubicada en el sector de tornería, había sido dibujada la palabra “molesto” a modo de graffiti en uno de sus vagones, de color gris.

Al momento de celebrar la indagatoria el pasado 12 de marzo se le imputó haber pintado con la leyenda “molesto” en color gris plata, la formación M-03 de la línea de trenes San Martin cuando ésta se encontraba estacionada en el sector tornería, el día 11 de marzo a las 12 horas.

Hizo uso de su derecho constitucional de negarse a declarar y a contestar preguntas.

El graffitero fue imputado en su momento por daño agravado.

La titular de la Defensoría Oficial ante los Tribunales Federales, Dra. Florencia Gabriela Plazas, realizó un ofrecimiento de reparación integral del posible daño causado, en los términos del inciso 6to del artículo 59 del Código Penal de la Nación, en el que se establece que “La acción penal se extinguirá (…) 6) Por conciliación o reparación integral del perjuicio, de conformidad con lo previsto en las leyes procesales correspondientes (…)”.

El ofrecimiento concreto de reparación integral efectuado por el imputado por intermedio de su defensa fue el de “(…) poner a disposición todos los materiales que sean necesarios para proceder a la limpieza de los dos pequeños graffitis (v.g. disolventes, guantes, esponjas, paños, pinturas, etc.) y realizar él mismo todos los trabajos de reparación pertinentes, bajo la supervisión y/o aprobación del personal que se estime correspondiente (…)”, entendiendo por demás que era menester tener en cuenta sus condiciones personales, es decir, que desde los seis años reside en el Reino de España, de donde además posee ciudadanía. Ello, a los fines de alcanzar una solución equitativa para todas las partes.

El fiscal Eduardo Taiano aceptó la propuesta de reparación y limpieza. La consideró viable.

En ese sentido, dijo que “la propuesta resultaba, a su juicio, completamente viable, además que encuadraba perfectamente en los parámetros tenidos en cuenta para la aplicación del instituto, ya que el esfuerzo resarcitorio de JERÓNIMO IVASETA debía ser valorado positivamente, debido a que éste no se había limitado a ofrecer una suma de dinero sino que ofreció su esfuerzo y trabajo personal para resarcir la conducta disvaliosa que ocasionó el inicio de esta causa y su sujeción a proceso, por lo que tal componente subjetivo, a juicio del Fiscal, era ampliamente satisfactorio y garantizaba los fines perseguidos por los legisladores al integrar el instituto al código de fondo”.

Finalmente se decidió que “habrá de imponérsele a Jerónimo Ivaseta 30 horas de limpieza de las formaciones del Ferrocarril San Martín que se encuentren estacionadas en los alrededores de la Terminal de Retiro de la línea, como así también invitarlo a que, por intermedio de su defensa coordine con SOFSE la realización de un trabajo puntual (teniendo en cuenta su posición de muralista y pintor profesional)”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *