La Cámara Civil y Comercial Federal ordenó al Hospital Británico de Buenos Aires la cobertura del 100 por ciento de un tratamiento a un paciente con “urticaria crónica”, a pesar de que el medicamento no está incluido en la lista reglamentaria

En primera instancia, el juez  hizo  lugar  a  la  medida  cautelar y ordenó al  Hospital  Británico  de  Buenos  Aires  que  otorgara  al  Sr. J.C.B.  la  cobertura  del  100%  de  la  medicación  “ Omaluzimab  subcutáneo  300 mg  (2  ampollas  de  150mg  x  mes)”  para  el    inmediato  tratamiento  prescripto por  el  médico  en  atención  a  la    enfermedad  que  padece, “urticaria crónica”, hasta tanto  se resuelva el  fondo de la cuestión.

Esa decisión fue apelada por el Hospital argumentado  que  “no  se hallan  reunidos  los  requisitos  de  viabilidad  para  la  concesión  de  la  medida cautelar”,  y  que  no  está  obligada  a  otorgar  la  cobertura  del  medicamento requerido  en  un  100%  pues  –a  su  criterio-  “la  prestación  no  es  de  baja incidencia y alto  costo”.

Los jueces Ricardo Recondo y Graciela Medina  explicaron que mediante  el  texto actualizado  de  la  Resolución  201/2002  se  impuso  el  deber  de  normativizar la   utilización   de  aquellas  prestaciones  de  alto  costo  correspondientes  a patologías  de baja  incidencia  a fin de  garantizar  su uso racional.

“Si bien  es   cierto   que   entre   los medicamentos  indicados  no  se  encuentra  el  relacionado  con  el  tratamiento prescripto  al  actor,  no  se  puede  interpretar  que  la  obligación  de  la  entidad  de medicina  prepaga  demandada  se  reduce  a  esa  lista”, dice el fallo.

Según los magistrados, ello  es  así  “porque  la finalidad  de  las  resoluciones  anteriormente  mencionadas,  consiste  en  la  de otorgar  una  cobertura  total  de  los  medicamentos  de  baja  incidencia  y  alto costo”.

Por otra lado explican que en  el  art.  28 de  la ley  23.661  (aplicable a la demandada en virtud  de  lo  dispuesto  en  la  ley  24.754)  “se  prevé  la  actualización  de  las prestaciones  que  se  deberán  otorgar  obligatoriamente,  lo  cual  es  razonable con  motivo  del  permanente  avance  tecnológico  y  científico  en  esta  materia, máxime  cuando  en  el  art.  2  se  establece  que  el  seguro  tendrá  como  objetivo fundamental  proveer  el  otorgamiento  de  prestaciones  de  salud  igualitarias, integrales  y humanizadas,  tendientes  a la promoción, protección,  recuperación y  rehabilitación   de  la  salud,  que  respondan  al  mejor  nivel  de  calidad disponible”.

Los jueces tomaron en cuenta  que del  certificado  médico  surge  que  la  patología  que  presenta  el señor   J.B.   “no   mejora   con  la  medicación  convencional”.

También surge del expediente que la especialista  en  alergia  e  inmunología,  perteneciente  al  staff  médico    de  la demandada,  resaltó  que  “…en  la  literatura  mundial  [el  uso  de  dicha  droga] muestra   mejoría   en   los  pacientes   con  urticaria  crónica  refractaria   con disminución  del  prurito  y  la  aparición  de  ronchas  y  suspensión  tanto  de histamínicos  como de corticoides  orales”.

“Bajo  esas  condiciones,  las  constancias  incorporadas  a  la  causa permiten  sostener  que  la  demandada  deberá  otorgar  la  cobertura  del  100%  de la medicación pretendida”, sentenció la Cámara.

Comments

  1. Va siendo hora que se ponga límite a los interminables abusos de estas empresas que han hecho del servicio médico un negocio usurario con empresarios multimillonarios y retaceo de tratamientos como muestra de miserabilismo extremo. Con una agravante que decepciona: los ejecutores del miserabilismo son trabajadores de la misma extracción social del que maltratan en los mostradores y escritorios, casi disfrutando las negativas que les enrostran

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *