La Cámara Civil confirmó una indemnización a una mujer que sufrió serias lesiones al ser atropellada por una ambulancia, en un fallo en el que, si bien es para el caso concreto,  se determinan las responsabilidades de los conductores, aún cuando hubiese alguna falta del peatón.

“No cabe  convalidar  que  quien  arranca  con  su  vehículo  luego  de  hallarse  detenido por  la  luz  roja,  goce  de  un  Bill  de  indemnidad  que  lo  habilite  a  arrasar  con cualquier   peatón   que   se   encuentre   terminando   de   cruzar   por   la   senda peatonal…”, sentenció el tribunal.

El fallo deja sentado que “las  infracciones  de  quien  circula  de  a pié  por  la  vía  pública  cuando  son  leves  o  menores,  tales  como  sus  distracciones, vacilaciones  o  dudas  en  la  marcha,  avances  o  retrocesos  cuando  intenta  el  cruce peatonal  e  inclusive  los  apartamientos  de  la  senda  autorizada  o  la  lentitud  en  el cruce,  se  asimilan  como  insuficientes  para  liberar  al  conductor  del  vehículo  que ha  colisionado  al  peatón”.

El caso: Rosa  D G   demandó  a  “Megamental  S.A.”  por los daños  y  perjuicios  que sufrió  como  consecuencia del  accidente  de  tránsito  ocurrido  un  5  de  agosto  de  2014,  cuya  cuantía  estimó en  $  696.823,17.

Según  dijo la demandante,  aquél  día,  cerca  de  las  cinco  de  la  tarde,  se encontraba  cruzando,  habilitada  por  el  semáforo,  por  la  senda  peatonal de  la calle  Bernardo  de  Irigoyen,  en  su  intersección  con  calle  Estado  Unidos,  de  esta Ciudad   Autónoma   y   cuando   se   encontraba   terminando   de   cruzar- aproximadamente  a  70  centímetros  del  cordón-,  resultó  embestida  violentamente en  el  costado  derecho  de  su  cuerpo,  por  la  parte  frontal  derecha  del  vehículo  Fiat Fiorino  afectado  al  servicio  de  ambulancia  de  la  “Clínica Dharma”,  explotada   por  “Megamental  S.A”  ,  cuyo  conductor  cruzó  dicha intersección  con  luz  roja  y  sin  advertir  su  presencia, según alegó la actora.

Explicó  que  sufrió  distintas lesiones,  específicamente,  céfalo  hematoma  parietal  derecho;  fractura  de  clavícula derecha;  muñeca  derecha;  hemipelvis  derecha,  fractura  del  platillo  tibial  externo derecho  y  que  fue  trasladada  por  el  SAME  al  hospital  Argerich  donde  recibió  las primeras  atenciones,  siendo  posteriormente  derivada  al  hospital  Dupuytrén,  donde permaneció  internada  hasta  el  8  de  setiembre  de  2014.    Requirió  la  citación  en garantía  de  “Federación  Patronal  Seguros  S.A”.

“Megamental  S.A” no  contestó demanda  y  fue  declarada  rebelde,  presentándose  posteriormente. Por su  parte,  la  aseguradora  citada  en  garantía  se  presentó reconociendo  su  condición  de  tal.  Negó  los  hechos  pero,  en  definitiva,  reconoció que  había  sucedido  el  accidente  dando  su  versión  sobre  la  forma  en  que  se produjo.

Su  apoderado  dijo  que  el  vehículo  que  aseguraba  su  representada, circulaba  por  la  calle  Bernardo  de  Irigoyen  y,  al  llegar  a  su  intersección  con  la calle  Estados  Unidos,  detuvo  su  marcha  debido  a  la  luz  del  semáforo  y  al  ser habilitado  por  este  último  comenzó  a  circular  nuevamente  cuando,  en  forma brusca  e  intempestivamente  sobre  la  calzada,  apareció  la  mujer,  quien  cruzó desconociendo  la  señal  del  semáforo  que  se  lo  impedía.  Con  base  en  ello  requirió el  rechazo  de  la  demanda  por haber mediado  culpa  de  la  víctima.

El juez de primera instancia  le dio la razón a la mujer al considerar  que  “no  se  configura  en  el  caso  bajo  examen  un  supuesto  de fractura  de  la  causalidad  legalmente  atribuida,  debiendo  la  demandada  y  su aseguradora   citada   en   garantía   responder   íntegramente   por   los   daños   y perjuicios  ocasionados  por  el  hecho  ilícito  que  dio  motivo  al  presente  proceso”, por  lo  que  hizo  lugar  a  la  demanda  y  condenó  a  “Megamental  S.A”  a  pagar  a  la actora  la  suma  de  $ 693.300,  con más  sus  intereses  y  las  costas,  extendiendo  dicha condena  a  “Federación  Patronal  Seguros  S.A”  en  los  términos  del  contrato  de seguro.

Según  el  apoderado  de  la  aseguradora,  el  Sr.  Juez  incurrió  en “arbitrariedad”   ya   que   descalificó   los   dichos   de   la   única  testigo   presencial “manifestando  que,  como  es  empleada  en  relación  de  dependencia  de  la  empresa Megamental,  se  encuentra  mintiendo  en  su  declaración  a  fin  de  no  comprometer su  situación  laboral  o  la  de  su  compañero”.  Agrega  que,  si  se  consideraba  que  la testigo  mentía,  se  debieron  remitir  los  antecedentes  a  la  justicia  penal,  pero  no prescindir de  su  testimonio.

La empresa criticó al   Juez  en cuanto califica la  declaración  de  la   testigo  como  “confusa  y  vacua  en  cuanto  a  la  descripción  del  modo, circunstancia  y  lugar  del  atropellamiento”.  Sostiene  que  aquélla  afirmación  es una  “mayúscula  falsedad”  porque  la  declaración  fue  “precisa,  contundente  y  sin aditivos”,  al  afirmar  que  “el  conductor  de  la  ambulancia  detiene  la  marcha  en  el semáforo  ubicado  en  la  intersección  con  la  calle  Estados  Unidos.  Una  vez  que  el semáforo los  habilitó,  el  chofer  pone  en marcha el  vehículo  nuevamente…”

La Sal B de la Cámara Civil sostuvo que la  afirmación  del demandando queda  desmentida  con  solo  observar  que  la referida  declarante  no logró  “precisar  si  esta persona cruzaba por  el  lado derecho o  izquierdo”  y  dijo  recordar  que  “segundos  antes,  una  camioneta  que  traslada personas  al  centro,  que  circulaba  en  el  mismo  sentido  se  les  había  cruzado  por delante,  realizando  una  maniobra  que  dificultó  la  visión” . Esa  imprecisión  de  la  única  testigo  sobre  la  dirección  que  llevaba  De Gregorio,  impidió  demostrar  que  apareció  en  la  calzada  y  frente  al  automóvil  de la  demandada,  “brusca e  intempestiva”,  como se  dijera  al  contestar demanda.

Pero  además,  mal  puede  afirmarse  que  la  aparición  de  la  actora  fue “intempestiva”  cuando,  como  concluyó el juez , “quedó  demostrado  que  aquélla  emprendió  el  cruce  de  la  calle  Bernardo  de Irigoyen  de  Oeste  a  Este  y  fue  impactada  cuando  estaba  terminando  de  cruzar, sobre  la  senda  peatonal  “que  marca  la  continuidad  de  la  vereda  impar  de  la  calle Estados  Unidos  en su intersección con Bernardo de  Irigoyen”, entendió el tribunal de apelaciones.

Más allá de las dudas del testimonio, como dijo el juez  “aún  si  diésemos  por  cierto  que  la  Sra.  D G  se  hallaba en  pleno  cruce  cuando  la  señala  lumínica  que  la  habilitaba  al  cruce  cambió,  no cabe  convalidar  que  quien  arranca  con  su  vehículo  luego  de  hallarse  detenido por  la  luz  roja,  goce  de  un  Bill  de  indemnidad  que  lo  habilite  a  arrasar  con cualquier   peatón   que   se   encuentre   terminando   de   cruzar   por   la   senda peatonal…”.

Este  último  fundamento,  sobre  el  cual  nada  dice  el  recurrente,  “es  decisivo para  descartar  la  culpa  de  la  víctima  y  hacer  lugar  a  la  demanda  porque  deja  en evidencia  que  no  se  trató  de  un  acontecimiento  imprevisible  ni  inevitable  y  que  el conductor  del  vehículo  no  logró  mantener  el  control  del  mismo  (art.  50  de  la  ley 24.449)”, dice otro de los párrafos del fallo.

La Cámara recordó un caso análogo  al  presente,  en el que la  Sala  ha  dicho  que  “el conductor  del  camión  que  embistió  a  un  peatón  que  se  encontraba  finalizando  el cruce   de   una  arteria   es   responsable   por   el   fallecimiento   de   éste   como consecuencia  del  infortunio,  toda  vez  que,  si  bien  reinició  la  marcha  por  que  lo habilitaba   el   semáforo   no  tomó  los  recaudos  suficientes  para  advertir  la presencia  de  la  víctima  y  en  definitiva  tratar  de  evitar  la  ocurrencia  del  siniestro, máxime  cuando  el  rodado  se  encontraba  en  la  primera  línea  esperando el  cambio de  la  señal  lumínica  por  lo  que  debió  haber  visto  al  peatón  que  comenzó  el  cruce con  el  semáforo  habilitante” .

En el caso, se tuvo en cuenta que la mujer fue  impactada  sobre  la  senda peatonal  cuando  estaba  terminando  de  cruzar  y  que  se  trataba  de  una  persona  de avanzada  edad  —70  años—  “lo  que  permite  inferir  que  al  caminar  más  lentamente emprendió  el  cruce  con  antelación  e  impide  aseverar  que  haya  existido  un comportamiento  desaprensivo de  su  parte  como  pretende  el  recurrente”.

La  solución  se  impone  al  considerarse  que  estas infracciones  no  pueden  ser  calificadas  de  sorpresivas  o  inusuales, advirtieron los jueces Roberto Parrilli, Omar Luis Díza Solimine y Claudio Ramos Feijoo .

Para la justicia, al tratarse  en  este  caso  de  personas  de  avanzada edad,  debe  contemplarse  -muy  especialmente-  que  a  causa  de  la  incapacidad sufrida  se  afecta  la  posibilidad  de  auto-valerse  en  las  tareas  de  la  vida  cotidiana, debiendo  eventualmente  requerir  del  servicio  de  terceros.

También se la indemnizó por daño moral, se tuvo en cuenta que debió permanecer hospitalizada por más  de 35 días, ser sometida a numerosas cirugías e inmovilizada y las secuelas de cicatrices.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *