La Cámara Contencioso Administrativo Federal confirmó una multa impuesta a una conocida agencia de viajes que no fue precisa a la hora de informar sobre la vigencia de una oferta de pasajes.

En el fallo, la Sala IV del tribunal advirtió que el cumplimiento de las normas en materia de publicidad de ofertas debe ser riguroso, para garantizar el derecho de los potenciales consumidores, resultando irrelevante si se producen o no daños concretos a éstos.

La Subsecretaría de  Comercio  Interior  impuso  a  VIAJES  ATI  SA  EMPRESA  DE VIAJES  Y  TURISMO  una  multa  de 120.000 pesos  por infracción  al  artículo  7º  de  la  ley  24.240  en  virtud  de  una  publicidad  realizada  en un diario en diciembre de 2014  en  la  que  omitió  informar  la  vigencia  temporal  de una  oferta  de  pasajes.

La  publicación  en  cuestión  estaba sin  la  fecha  precisa  de  inicio  y finalización  de  la  promoción.   Decía “ las  tarifas son ofertas  validas  hasta  1 dia posterior  a la fecha  de  esta  publicación”.

Ante ello, la Subsecretaría de Comercio sostuvo que “no  se  trataba  de  requisitos  que  pudieran  ser reemplazados  o  utilizados  en  forma  supletoria,  toda  vez  que  lo  que  exige  la  ley  es precisión”,   es   decir,   que   “de   la   primera   lectura   surjan   los   dos   datos   que taxativamente  exige,  esto es, la  fecha  de  inicio  y de  finalización”.

Para graduar  la  sanción, el organismo estatal tuvo  en  cuenta  “los  montos fijados  por  la  ley,  las  características  del  servicio,  la  posición  del  infractor  en  el mercado,  la  reincidencia  y  demás  circunstancias  relevantes  del  hecho,  tales  como el  medio  masivo utilizado  para  la  oferta  y el  tamaño  de  la  publicación”.

Contra esa decisión,  VIAJES  ATI  SA  EMPRESA  DE VIAJES  Y  TURISMO  interpuso  la apelación ante la Cámara del fuero Contencioso Administrativo Federal. Planteó que la  disposición  recurrida  resultó “excesivamente  formal  y  carente  de  razonabilidad  ya  que  el  aviso  permite  concluir que  la  oferta  empezó  el  día  de  su  publicación  y  feneció  al  día  siguiente”.

Asimismo,  consideró  que  “se  interpretó  la  ley  con  un  rigorismo  formal  extremo,  lo que  torna  errada  la  decisión  que  se  impugna.

También cuestionó  la  graduación  de  la  multa,  la que  consideró  excesiva  e  irrazonable.

La Cámara  recordó que la  sanción  se  impuso  a  Viajes ATI  con  sustento  en  la  publicación  y  en  los  términos  del  artículo  7º  de la  ley  24.240  que  establece:  “La  oferta  dirigida  a  consumidores  potenciales indeterminados,  obliga  a  quien  la  emite  durante  el  tiempo  en  que  se  realice, debiendo  contener  la  fecha  precisa  de  comienzo  y  de  finalización,  así  como también  sus  modalidades, condiciones  o limitaciones….”.

“Dicha  previsión  se  enmarca  dentro  de  un  sistema  global  de  normas, principios,   instituciones   e   instrumentos   de   implementación   que   tiene   su fundamento  último  en  el  artículo  42  de  la  Constitución  Nacional  y  la  finalidad  de, por  un  lado,  garantizar  al  consumidor  una  posición  de  equilibrio  en  sus  relaciones con  los  proveedores  de  bienes  y  servicios,  y, por  el  otro,  preservar  la  lealtad  en  las relaciones  comerciales,  de  manera  de  evitar  que  se  produzcan  desvíos  o  captación potencial  de  clientela  por medios  contrarios  a  dicha  lealtad”, sostuvo la Cámara.

Para los jueces Marcelo Duffy, Jorge Morán y Rogelio Vincenti,   “surge  con  claridad  que  la  indicación  precisa de  la  fecha  de  inicio  de  la  promoción  es  de  carácter  obligatorio  en  toda publicidad”.

De las constancias de la causa,  se  desprende  que la  agencia “sujetó la  oferta  en  términos  ambiguos  (tarifas  válidas  hasta  1  día  posterior  a  la  fecha  de publicación),  y  sin  indicar  la  fecha  desde  la  cual  regia  la  promoción;  dejando  esa cuestión  sujeta  a  interpretación,  que  es  lo  que  precisamente  busca  evitar  la disposición”, remarcó la Cámara.

“En  atención  al  espíritu  de  la norma  y  el  carácter  formal  de  este  tipo  de  infracciones,  la  sola  verificación  de  la omisión  basta,  como  principio,  para  tener  por  configurada  la  falta  …  de  modo tal   que resulta  irrelevante  la  ausencia  de intención  en la  conducta  de  la  empresa  o de  daños  concretos  a  los  consumidores”, concluyó el fallo.

Comments

  1. Interesantísimo, como todo lo que publica Justicia de Primera. Tienen la virtud de encontrar fallos acerca de cosas que nos pueden suceder a cualquiera de nosotros, gente común, con recursos y aspiraciones comunes. A veces no comparto el contenido de los fallos, pero siempre son útiles e, insisto, las responsables de la página seguramente invierten mucho tiempo en encontrarlos y darles forma, para que todos podamos entenderlos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *