El Tribunal Oral Federal de Posadas otorgó la prisión domiciliaria a una joven trans, alojada en el Complejo Penitenciario Federal IV de Mujeres de Ezeiza, por encontrarse en una situación de desprotección total.

La solicitud fue promovida por el Defensor Público Oficial Eugenio Nicolás Bolotner en razón de que la defendida, de 19 años, sufría sistemáticamente actos discriminatorios y violencia psicológica en virtud de su identidad de género.

La joven estaba en la cárcel desde diciembre de 2018 tras una condena a cuatro años de prisión por transporte de estupefacientes, en una causa que tramitó ante la justicia  federal de Posadas..

Otro de los argumentos del pedido de la defensa fue la falta de un espacio de alojamiento adecuado para la joven. En su presentación indicó que el SPF “no dispone de unidad que aloje personas mujeres transgénero menores de edad”.

“En consecuencia, ante la falta de opciones respetuosas del derecho a la identidad de género de la detenida, la única vía a disposición, compatible con el respeto a la integridad personal y que permitirá el cese de las situaciones discriminatorias, será mediante el uso de la prisión domiciliaria”, argumentó el defensor.

La Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) acompañó  el pedido de la defensa presentándose en calidad de “Amigo del Tribunal”.

Siguiendo los argumentos de la Defensa, la Procuración dio cuenta de que si bien el SPF cuenta con un Programa Específico para Mujeres Trans, “no existe una línea de abordaje que contemple las especificidades para el grupo etario de 18 a 21 años, es decir, jóvenes trans”.

“Los casos son tratados de forma individual, con criterios de excepcionalidad, que no terminan de resolver la compleja situación de discriminación y violencia estructural a la que se ven expuestas”, advirtió la PPN.

En la presentación de la PPN, se advirtió que la intersección de factores como edad, género y situación de encierro “provocaba que la joven se encuentre en una situación de mayor vulnerabilidad, dado que no se encuentran dadas las condiciones materiales para que pueda ser alojada en una cárcel sin que se le vulneren ciertos derechos”.

El juez del tribunal Manuel Moreira dictó una  resolución favorable y novedosa, respetuosa de los derechos humanos y con perspectiva en géneros y diversidad sexual.

El magistrado sostuvo que si bien en el país se reconoció la vulnerabilidad del colectivo LGTB en el ámbito penitenciario federal y se han tomado medidas como la creación de pabellones especiales, en el caso “esta medida especial no fue suficiente para garantizar la adaptación, e integridad física y psíquica de la condenada”.

Para el juez, la población LGTB en las cárceles “se encuentra aún más vulnerable de sufrir agresiones físicas y morales, por lo que la protección necesaria es aún mayor”.

También se tomó en cuenta el contexto extraordinario actual de pandemia por el Covid 19.

Comments

  1. Lamentable la gente con mente extra chata. Con qué derecho discriminan y qué hacen en una prisión los que discriminan? Sabtos Fieles no creo que sean. Las personas trans tienen una vida limitada, condenadas al tráfico de estupefacientes o a la prostitución, nadie las contrata por su capacidad intelectual sino por su identidad sexual. Los mismos que las discriminan son los que las violan sistemáticamente y luego van a misa todos los domingos con sus esposa e hijos. Hipócritas!!!!!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.