Se lo acusa de poner en riesgo a 259 pasajeros y 12 tripulantes. Quedó detenido con prisión preventiva por un delito que se castiga con 3 a 15 años de prisión, porque el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena entiende que el argentino que llegó en la mañana del domingo último al aeropuerto internacional de Ezeiza desde Miami viajó a sabiendas de ser positivo para coronavirus.
Pero durante la jornada hubo otra pregunta que inquietó a los investigadores: Cómo pudo el empresario argentino de 29 años, CEO de una empresa y vecino de un barrio privado de Tigre, abordar el vuelo de American Airlines en Miami.
Desembarcó en  Ezeiza con 38,5 de fiebre. En Miami mostró una certificación de un centro médico llegada a su celular donde se informaba que no presentaba “síntomas ” acordes con el Covid 19 y por eso estaba en condiciones de viajar.
Pero para subir a un avión es obligatorio mostrar un PCR negativo. En el celular del ahora detenido se encontró un PCR -positivo- emitido por otro centro asistencial. 
Obviamente el ahora acusado y en cuarentena lo ocultó y buscó exhibir el certificado médico que consiguió después.
Por todo ello, la Dirección Nacional de Migraciones anunció que multará a la aerolínea por “haberlo dejado embarcar en forma irregular, ya que el PCR es requisito obligatorio para permitir el ingreso al país”.
En cuanto al hombre, identificado como Santiago Solans Portillo, quedó imputado por el artículo 202 del Código Penal, que castiga con prisión de 3 a 15 años a quien “propague una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”.
Según dijo a los efectivos de seguridad en Ezeiza -aunque aún no fue indagado por el juez- viajó a Miami para vacunarse y volvió contagiado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.