Le prometieron que su hija iba a estudiar. Que iba a cobrar un salario, tener un futuro y que la iban a cuidar como propia. A cambio sólo debía trabajar como niñera de dos hijas de un matrimonio. Con estas garantías, la madre de una adolescente en situación de vulnerabilidad en Salta firmó en 2019 un permiso de viaje a la ciudad de Buenos Aires.
En plena pandemia, a mediados del 2020, la pareja que la captó la mandó de regreso a su casa con un bebé recién nacido fruto de una violación y le exigió a su madre que pagara el hotel requerido para cumplir el aislamiento obligatorio por el coronavirus.
Ahora el matrimonio en cuestión quedó procesado por trata de personas agravada, mediante engaños y aprovechando una situación de vulnerabilidad.
En el caso del hombre, está detenido con prisión preventiva por abuso sexual con acceso carnal y violencia y amenazas ´coactivas con arma y “por tener como propósito compeler a una persona de hacer abandono de una provincia o lugar de residencia habitual”
Según el fallo que los procesó y dejó cerca de ser enviados a juicio oral, ambos habrían abusado de la situación de vulnerabilidad de la víctima, mediante engaños.
“Realizaron una oferta engañosa” a la madre de la menor de edad, logrando de este modo la captación y posterior traslado de la víctima desde un pueblo” en Salta a un domicilio de la ciudad de Buenos Aires.
Cuando llegó al lugar, un departamento donde compartía dormitorio con las hijas del matrimonio, le dijeron que además de cuidar a las nenas, tenía que limpiar, lavar y cocinar sin horarios fijos de trabajo. Nunca la anotaron en la escuela.
Poco después la hicieron gestionar el IFE, la acompañaban al banco a cobrarlo y se quedaban con el dinero.
También fue víctima “de un sistema de endeudamiento inducido” ya que le reclamaban una supuesta deuda por la comida que consumía y la vivienda. “Iban anotando todo en unos papeles”, declaró la víctima.
“Se verificó que los imputados desplegaron mecanismos de captación y traslado, hicieron una oferta laboral
engañosa aprovechándose del contexto socio económico desfavorable en el que se hallaba inmersa, para consumar luego la finalidad de explotación laboral y extorsión”, dio por probado la Cámara Federal porteña al confirmar los procesamientos y embargos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.