Un vecino del partido bonaerense de San Isidro fue condenado a dos años de prisión en suspenso por defraudar a la ANSES: Se hizo pasar por conviviente en aparente matrimonio de una mujer que falleció y consiguió cobrar su pensión. La muerta era su suegra.
El engaño duró cuatro años, durante los cuales el hombre percibió la pensión por fallecimiento.
El fraude salió a la luz cuando el ex marido -separado de hecho- de la fallecida inició el trámite para cobrar ese beneficio en ANSES sin avisar a sus familiares.
El organismo se lo otorgó pero se enteró que debía compartirlo con su yerno.
Sorprendido, objetó lo resuelto y explicó que la persona que cobraba el beneficio era en realidad pareja de su hija, madre de sus dos nietos. Dijo que era verdad que todos habían vivido con su ex esposa en una casona de San Isidro, pero que quien figuraba como beneficiario de la pensión era yerno de la mujer.
ANSES realizó la denuncia penal.
Ahora el Tribunal Oral Federal 2 de San Martín aceptó un pacto de juicio abreviado hecho por el hombre y la fiscalía. El acusado admitió el fraude y quedó condenado a dos años de prisión en suspenso.
El engaño
Según se reconstruyó en la causa penal, desde abril de 2010 a septiembre de 2014 el yerno de la fallecida percibió la pensión. Tanto él como su esposa y dos hijos siguieron viviendo en la casa de ese partido del norte de la provincia de Buenos Aires que habían compartido con su suegra hasta el día de su muerte.
Para obtener el beneficio hizo una presentación y llevó a dos testigos que dieron fe de la “relación de convivencia en aparente matrimonio” con la fallecida, durante 17 años. El escrito de información sumaria se presentó en un juzgado Civil y Comercial de San Isidro.
Cuando se descubrió el fraude, un testigo declaró que sí, que dijo que había convivencia, pero nadie le preguntó de qué tipo y él se refería a una relación yerno-suegra, nunca a un matrimonio.
El otro sostuvo que sólo repitió lo que le había contado el interesado cuando le pidió que le saliera de testigo para dar fe de la unión convivencial.
El juez Daniel Cisneros dio por probado que “tras declarar falsamente ante la ANSeS que había mantenido una relación de convivencia en aparente matrimonio con quien en vida fuera M D´ I –quien en realidad era la suegra-” el acusado logró inducir a error al organismo estatal.
El yerno fue condenado como autor de “defraudación contra la administración pública” y “falsedad ideológica de documento público”
Un “punto a valorar” remarcó el juez es que el acusado ” no interpuso reclamo o recurso alguno para continuar gozando de la pensión, lo que permite inferir que su obrar no fue de buena fe”
Qué dice la ley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.