Usar el logo de un banco o empresa para estafar en redes sociales no es una infracción a la Ley de Marcas.
Al menos así lo resolvió la Cámara Federal de la ciudad de Buenos Aires que rechazó incluir este delito en una investigación por estafas a clientes.
A raíz de ello, una causa penal abierta por estos fraudes fue enviada desde el fuero federal de Comodoro Py 2002 a la justicia penal ordinaria de Entre Ríos, porque allí presentó su denuncia la primera víctima de estos hechos.
La decisión
El juez de la sala I del Tribunal de Apelaciones Pablo Bertuzzi confirmó un fallo del juzgado federal 6 que dispuso que el caso se investigue en Entre Ríos, al rechazar una apelación del Banco Galicia.
“Luce acertada la remisión de las actuaciones a la justicia de aquella localidad, no solo por razones de economía procesal sino, fundamentalmente, por competencia territorial, puesto que allí habría tenido lugar una de las maniobras pesquisadas -allí se domicilia la primera víctima y allí está radicada la cuenta utilizada para ello”, fundamentó el juez.
Una de las denuncias se presentó en Comodoro Py por una estafa ocurrida a un cliente en Avellaneda, quien fue engañado en una red social por una cuenta que mostraba el logo del Galicia.
El Banco argumenta que también hay violación a la ley marcaria por la utilización fraudulenta de su imagen.
” Si bien no desconozco que también fue aquí denunciada una operatoria similar que tuvo como víctima a una persona domiciliada en la localidad de Avellaneda, y que la profundización de la pesquisa podrá develar la existencia de otras maniobras, lo cierto es que no parece conducente, a esta altura, escindir la investigación de ambos sucesos.”
Por eso se resolvió que toda la causa siga en Entre Ríos.
Ley de Marcas
Sobre la competencia del fuero federal de excepción, que entiende en infracciones a la Ley de Marcas, la Cámara citó jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
El máximo tribunal del país estableció como infracción marcaria “…la reproducción indebida de una marca o de su parte esencial característica y también su imitación, que consiste en la adopción de los trozos más salientes de otra marca, con supresión de los detalles secundarios persigue el doble propósito de inducir en error a los consumidores, o bien explotar en forma desleal el trabajo del titular de la marca
 “No advierto que este supuesto se verifique en el caso, ya que la mera mención o reproducción del logo de una marca registrada en una red social, con la intención de provocar un error en la víctima para llevar a cabo el ilícito, sin otro aditamento, no encuadra el en el tipo penal de mención ni constituye una afectación en los términos indicados”, analizó en este caso concreto la Cámara.
Por eso, los hechos ” no encuadran en ningún tipo penal que habilite la intervención de este fuero de excepción” y “corresponde a la justicia local de Entre Ríos continuar conociendo en la causa”
Qué sostiene el Banco
El Banco Galicia pide ser aceptado como querellante en la causa. En ese rol apeló la decisión del juzgado de primera instancia que dispuso la conexidad de la denuncia con otra que ya se investiga en la fiscalía en lo penal 1 de Concepción del Uruguay por tratarse de hechos “prácticamente idénticos”.
Los representantes del Banco argumentaron que la causa ” objeto de la presente causa no versaba solamente sobre las maniobras fraudulentas de las que habrían sido víctimas los particulares y el Banco Galicia, sino también sobre el perjuicio de la entidad bancaria como consecuencia del empleo de su marca sin autorización, falsificada y/o fraudulentamente imitada”
También intentaron que la causa quede en la justicia de la ciudad de Buenos Aires “teniendo en cuenta que las marcas de la entidad bancaria de mención se encuentran inscriptas en el INPI con sede en la Capital y que el dominio legal de la entidad también se encuentra radicado aquí”, se resumió en el fallo.
Por último argumentaron que el ilícito, engaño mediante un falso usuario del Banco en las redes sociales, se cometió en la ciudad de Buenos Aires, más allá de que hubo víctimas en diferentes partes del país.
La Cámara dispuso que el caso se envíe a la justicia de instrucción de Entre Rios y que allí -en todo caso- se decida si corresponde o no investigar todo junto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.