La low cost JetSmart recurrió a la Justicia en busca del llamado “amarre” para uno de sus aviones. Pidió que se ordene a Aeropuertos Argentina 2000 asignarle lugar en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery para su aeronave Airbus A320.
Además, “que se condene a la demandada a cesar en la aplicación de la normativa aeronáutica en una forma que la actora considera arbitraria e ilegal”
En el mismo escrito, solicitó una medida precautoria que disponga la asignación de un amarre de manera inmediata.
¿Qué pasó?
En primera instancia, un juzgado en lo Civil y Comercial Federal rechazó el pedido de cautelar. “Lo requerido no luce exigible jurídicamente sin ser sustanciado”.
En ese fallo se resolvió que los hechos invocados deberán ser “objeto de debate y prueba, ya que podrían ser controvertidos” por AA2000.
“Añadió a ello que, en principio, la distribución de amarres resultaría una facultad de la accionada”, citó el fallo de la Cámara en lo Civil y Comercial Federal.
Ante esto JetSmart pidió la habilitación de la feria judicial de enero. Lo logró.
La Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal habilitó la feria y rechazó conceder la medida cautelar.
“Sin que lo expuesto implique juicio alguno sobre otros aspectos del caso que han sido objeto de enfáticas alegaciones y agravios por parte de la recurrente, el tribunal estima que no se encuentra acreditada la disponibilidad de la posición de amarre requerida”, resolvió.
La ” falta de elementos convincentes sobre la existencia de posiciones de amarre disponibles en la aeroestación es un obstáculo a la pretensión cautelar formulada, sin perjuicio de una eventual revisión de este criterio en caso de reunirse otros elementos de convicción que permitan arribar a una conclusión diferente”.
Según un informe incorporado en la causa, hay seis posiciones desocupadas en el Aeroparque porteño: Una para el tipo de aeronave CRJ2, cuatro para ascenso y descenso de pasajeros de Aviación Ejecutiva y una “exclusiva” para vuelos sanitarios y humanitarios.
” Descartando el uso de esta última en razón de su destino –no es necesario abundar en fundamentos para afirmar que se encuentra fuera del uso comercial que realiza la actora– no se ha invocado que alguna de las otras cinco posiciones sean idóneas para el amarre de una aeronave de gran porte, como lo es el Airbus A320 matrícula LV-JQE”, agregaron los jueces de feria Alfredo Silverio Gusman, Florencia Nallar y Fernando Uriarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.