En marzo de 2021, una clienta del Banco Ciudad necesitó concretar un reclamo. Para ello, se contactó con el que parecía ser el perfil oficial de la entidad en la red social Facebook.
Por mensaje privado, minutos más tarde, un supuesto empleado le respondió. En primer lugar, pidió realizar una validación de sus cuentas para evitar un inminente bloqueo
El engaño
“Le mostró una serie de tarjetas de las cuales ella debía señalar cuáles le pertenecían, para luego finalizar la validación y recibir un código”, resume ahora la causa judicial.
Casi de inmediato, comenzó a recibir mensajes de texto en los que le informaban que se habían realizado dos transferencias desde su cuenta por 10.000 dólares en total y otras seis por 919.000 pesos, a un CBU de otro banco, el SantanderRio.
La titular de la cuenta de destino quedó ahora procesada y camino a juicio.
En la investigación se demostró que la maniobra permitió obtener los datos de acceso al homebanking de la clienta en el Banco Ciudad.
Investigación
La titular de la cuenta destino quedó identificada y  está procesada como supuesta autora de “defraudación mediante técnicas de manipulación informática que alteraron el normal funcionamiento del sistema informático de datos, reiterado en ocho ocasiones”
Se la embargó por 3.407.000 pesos
La Cámara del Crimen confirmó esta decisión de la Justicia de primera instancia.
“Entiendo que el cuadro probatorio existente hasta el momento permite sostener la acusación”, concluyó el camarista Mariano Scotto.
Esto “sin perjuicio de que, con el devenir de la instrucción se pudiera individualizar otro u otros intervinientes en la maniobra”
Los datos extraídos de la “Red Link” “indicaron que las transferencias por importantes montos dinerarios cuestionadas fueron realizadas hacia la cuenta de la imputada” y abierta “pocos días antes de los hechos investigados”
En su defensa, la mujer dijo que ese dinero provino de la venta de un rodado, pero no convenció a los jueces.
Otro punto que le jugó en contra fue que cerró la cuenta días después de la estafa virtual, no desconoció las transferencias recibidas, realizó retiros de efectivo y transferencias a terceros.
El procesamiento quedó confirmado por decisión de los jueces Mariano Scotto y Ricardo Pinto con disidencia de Pablo Lucero, quien se mostró proclive a profundizar la pesquisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.